Anonim
Image

Los techos inclinados rompen la escala del jardín de infantes de Kengo Kuma en Saitama

Kengo Kuma & Associates ha diseñado un jardín de infantes en la ciudad japonesa de Saitama con una serie de techos que se inclinan abruptamente en direcciones opuestas.

El jardín de infantes, llamado Aitoku Hoikuen, está ubicado en un distrito residencial de Saitama, a unos 25 kilómetros al norte de Tokio, y cuenta con instalaciones para 150 niños.

Para ayudar a fragmentar visualmente la escala del edificio de dos pisos, el estudio japonés dirigido por Kengo Kuma coronó el edificio con una serie de llanuras de techo en ángulo que lo dividen en trozos más pequeños.

Image

Las fachadas rayadas, compuestas de longitudes alternas de madera clara y revestimiento gris con inserciones acristaladas, reducen aún más el impacto.

"Al formular el diseño, ensamblamos pequeñas casas para hacer una gran casa de dos pisos más cerca de un paisaje urbano humano", explicó el estudio.

"Cada techo tiene un tono diferente para expresar la secuencia natural del paisaje de la ciudad".

Image

En el interior, paneles de madera oscura se alinean en las paredes, asientos y pisos. Enormes pantallas de tela blanca están suspendidas del techo de las aulas y los pasillos, donde cuelgan entre tuberías y vigas a la vista.

Image

"El interior está hecho con madera y tela, lo que puede ayudar a crear un espacio suave y variado", dijeron los arquitectos.

Image

La tubería expuesta y la carpintería metálica de los techos le dan al edificio una estética semiindustrial.